Espionaje y servicios de inteligencia en México.

 

En 1947, a poco tiempo de haber asumida la presidencia de México, Miguel Alemán Valdés fundó la Dirección Federal de Seguridad (DFS). Con esta agencia de inteligencia, asociada a la secretaría de Gobernación, se pretendió consolidar un cuerpo policiaco, de seguridad y espionaje altamente capacitado.

El primer encargado, el coronel Marcelino Iñurrieta de la Fuente, integró a diversos militares al equipo y los capacitó para ejercer su labor.

Según se exhibe en el documental de 1981 Así es la Dirección Federal de Seguridad, sus áreas de investigación eran: las secretarías de Estado y organismos descentralizados, así como organizaciones obreras, estudiantiles, profesionales y campesinas; también la iniciativa privada, el clero, el control de institutos culturales, y cámaras y partidos políticos.

Durante los años siguientes, se acusó a la agencia y a algunos de sus miembros de tener vínculos con el narcotráfico, corrupción, asesinatos, y otras actividades ilícitas. Fue hasta 1985 que se anunció que la DFS dejaría de existir. Se uniría con la Dirección de Investigaciones Políticas y Sociales para crear el Centro de Investigaciones y de Seguridad Nacional (CISEN).

El CISEN surgió en 1989 “con el propósito de dotar al Estado Mexicano de un órgano de inteligencia civil más acorde a las transformaciones políticas y sociales que experimentaba el país en aquél entonces” (CISEN, 2014).

Este órgano alerta y propone medidas de prevención, disuasión, contención y neutralización de riesgos y amenazas que pretendan vulnerar el desarrollo del país de cualquier manera.

Durante el sexenio de Felipe Calderón, se utilizó al CISEN para actuar en materia de delincuencia organizada. Llegó un punto en el que su involucramiento fue directo. Nuevamente adquirió una imagen similar a la que se intentó cambiar con la desaparición de la DSF.

El próximo presidente electo, Andrés Manuel Lopez Obrador, anunció cambios que se harán respecto a este organismo. Afirmó que su nombre cambiará a Agencia Nacional de Inteligencia y que la secretaría encargada de ella será la de Seguridad Pública.

Sin embargo, múltiples analistas, como los consultados por Forbes, señalan que el cambio propuesto no sería óptimo. Mencionan que la inteligencia estratégica es necesaria para la seguridad nacional e interna; llevan a cabo funciones que no se podrían lograr sólo con la defensa nacional y la Policía Federal.

Espionaje larga.png

Fuentes:

Díaz, Daniela. (2018). Así era la Dirección Federal de Seguridad... no como el Cisen. Recuperado de http://www.eluniversal.com.mx/nacion/politica/asi-era-la-direccion-federal-de-seguridad-no-como-el-cisen

(1998). La Dirección Federal de Seguridad: un cuerpo de élite que trabajó en el filo del espionaje, el crimen y la represión. Recuperado de https://www.proceso.com.mx/177909/la-direccion-federal-de-seguridad-un-cuerpo-de-elite-que-trabajo-en-el-filo-del-espionaje-el-crimen-y-la-represion

Hope, Alejandro. (2018). Algo sobre el CISEN. Recuperado de http://www.eluniversal.com.mx/columna/alejandro-hope/nacion/algo-sobre-el-cisen

Morales, Carlos. (2018). Gobernar sin el trabajo del Cisen es imposible: expertos. Recuperado de https://www.forbes.com.mx/imposible-gobernar-sin-el-trabajo-del-cisen-expertos/

 
Alexa Zúñiga