Tren maya

 

La construcción del Tren Maya tiene como finalidad brindar tres usos: turístico —el más importante—, traslado de pasajeros y transporte de carga. El circuito constará de 1,500 kilómetros y está conformado por tres etapas de trayectoria: Selva, que atravesará Chiapas, Tabasco y Campeche; Golfo de México, compuesto por Yucatán, y Caribe, que recorrerá Quintana Roo hasta conectarse nuevamente con Campeche.

El proyecto busca comunicar los centros arqueológicos de la cultura maya en cinco estados del sureste mexicano, con el fin de impulsar el desarrollo económico de los destinos turísticos como Cancún, Tulum, Calakmul, Palenque y Chichen Itzá.

El costo del Tren Maya ronda entre los 120 y 150 millones de pesos, de los cuales el 30 % se financiará con recursos públicos, y el resto con concesiones de iniciativa privada. Dicha construcción concluirá en cuatro años.

Aunque la mitad del circuito que recorrerá el tren será a través de vías ya existentes y de carreteras federales, la nueva construcción ha ocasionado polémica por el impacto ambiental que puede provocar; sin embargo, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador ha asegurado que no existe ningún riesgo ambiental.

Por otro lado, legisladores del Partido Revolucionario Institucional aseguran que el proyecto carece de información necesaria, por lo que se deben esclarecer los términos de la construcción, como especificaciones, licitaciones y posible impacto ecológico. Además, exigieron que el Tren Maya sea sometido a consulta de la población.

Tren Maya.png
 
Paulina Romero